EL VINAGRE DE LOS CUATRO LADRONES

EL VINAGRE DE LOS CUATRO LADRONES

Durante la peste de 1630 había 4 ladrones que saqueaban las casas contaminadas por la plaga, pasando entre cadáveres y enfermos sin contraer la terrible enfermedad.
Una vez capturados se les preguntó cuál era el secreto que les había conservado en perfecto estado de salud. Los ladrones lo desvelaron a cambio de un castigo menor y contaron que antes de entrar a las casas se untaban el cuerpo con un líquido hecho de tomillo, lavanda, romero, salvia y ajo macerados en vinagre. Los oficiales apuntaron la receta del vinagre de los cuatro ladrones y luego los ahorcaron.

Sea verdadera o no esta historia popular del origen de la receta, el vinagre de los cuatro ladrones llegó a ser utilizado ampliamente en toda Europa por su fama de alejar la enfermedad. Se dice que originalmente la receta consistía de cuatro hierbas, una por cada ladrón, pero existen muchas variantes en la tradición casera europea.

Aquí os presento una receta para prepararlo en casa:

– En 1 litro de vinagre de vino blanco muy puro se introducen a modo de infusión 15 gramos de cada una de las siguientes hierbas: romero, salvia, menta, ruda, flor de lavanda y 20 gramos de canela, nuez moscada, clavos de olor y ajo.

Se deja macerar todo durante 10 días, se filtra y se conserva en una botella de vidrio oscuro bien cerrada.

Este vinagre se aplica para uso externo, por ejemplo, sobre las sienes contra el dolor de cabeza; también se utiliza para desinfectar la piel, aplicándolo con un algodón, o incluso para tonificar el cuerpo, agregando 2 o 3 cucharadas en el agua de la bañera. También se puede inhalar el vapor o quemar para desinfectar el aire.

Para prevenir cualquier contagio de enfermedades, se bebe una cucharadita de este vinagre en un vaso de agua tres veces al día. El vinagre disuelto en agua se puede mezclar con una cucharada de miel para darle mejor sabor.

El remedio del “Vinagre de los Cuatro Ladrones” se ha usado durante mucho tiempo debido a sus cualidades para fortalecer el sistema inmunológico y ayudar al cuerpo a evitar todo tipo de contagios.

PATATAS ASADAS CON ALIOLI DE AJO NEGRO, JAMON Y PIMIENTO ROJO

PATATAS ASADAS CON ALIOLI, JAMON Y PIMIENTO ROJO

Ingredientes para 4 personas:

12 patatas pequeñas-medianas, pimienta negra y sal, alioli de ajo negro, trocitos de jamón y pimiento rojo.

Cómo hacer patatas asadas en el horno:

Ponemos el horno a precalentar a 200 ºC.
Lavamos las patatas y todavía húmedas las sazonamos con sal y pimienta. Y envolvemos una a una con papel de aluminio.
Las introducimos en el horno. Para hacernos una idea, las patatas pequeñas estarán 35 minutos en el horno. Las medianas 45 minutos y las grandes 1 hora.

Las sacamos del horno, las partimos por la mitad y las servimos con el alioli de ajo negro, los trocitos de jamón y las tiras de pimiento rojo por encima.

ESCAROLA COCIDA CON PATATAS Y ALIOLI CON AJO NEGRO

ESCAROLA COCIDA CON PATATAS Y ALIOLI CON AJO NEGRO

Estamos acostumbrados a tomar la escarola en ensalada pero esta vez la vamos a hacer cocida con patatas y la aliñaremos con alioli hecho con ajo negro.

Ingredientes:

-1 escarola pequeña.
-3 patatas medianas.

Lavamos bien la escarola y la cortamos en trozos. Pelamos y cortamos las patatas y cocemos todo en una cacerola con agua fría y sal el tiempo suficiente para que las patatas estén blandas sin deshacerse.

Ingredientes de la receta de salsa alioli:

-1/2 diente de ajo normal
-1 diente de ajo negro o 2 si son pequeños.
-1 huevo.
-sal
-vinagre o limón
-aceite de oliva

Preparación:

Poner todos los ingredientes en un vaso de batidora de mano, poner el brazo hasta el fondo sin moverlo y empezar a batir. Una vez empieza a espesar la salsa se puede mover la batidora hasta conseguir la consistencia deseada. El truco está en “no mover la batidora hasta que espese”.

Mezclamos el alioli con las patatas y la escarola al gusto.

CROQUETAS DE AJO NEGRO Y QUESO AZUL

CROQUETAS DE AJO NEGRO Y QUESO AZUL

INGREDIENTES:

-aceite de oliva
-1 cebolla
-4 dientes de ajo negro
-sal al gusto
-4 cucharadas colmadas de harina
-800 ml de leche (poco más de tres vasos)
-150 grs de queso azul (también puede ser cabrales o roquefort)
-huevo batido y pan rallado

Lo primero que hacemos es freir la cebolla, para ello en una sartén alta echamos aceite, mas o menos que cubra el fondo y añadimos la cebolla cortada en trocitos, dejamos que se haga despacio, salamos. A continuación echamos las cuatro cucharadas colmadas de harina y damos vueltas, luego la leche poco a poco y sin dejar de remover con la cuchara. Luego añadimos el ajo negro partido en trocitos y el queso azul partido en trozos también y movemos para que el queso se deshaga, cociendo muy lentamente, con cuidado que no se pegue la masa.
La volcamos en una fuente y dejamos enfriar. Una vez fría, damos forma a las croquetas y las pasamos por pan rallado-huevo-pan rallado y a freír en aceite bien caliente.